lunes, 27 de diciembre de 2010

RITUALES PARA COMENZAR BIEN AÑO NUEVO

Al sonar las Doce Campanadas se pueden añadir conjuros al ceremonial de las uvas para atraer la buena suertE

Abrir de par en par las ventanas, durante el cambio de año, para que se vayan las experiencias negativas y que entren las energías positivas en casa. (Y el resto del año hacerlo también un ratillo cada día, mejorarán tus defensas contra las neumonías y los problemas respiratorios)
Encender velas de colores: las azules traerían paz; las amarillas, abundancia; las rojas, pasión; las verdes, salud; las blancas, claridad; y las naranjas trajesen la inteligencia.
Esconder dinero dentro de los zapatos llama a más dinero.
Comer una cucharada de lentejas (cocidas) dentro de los primeros minutos del nuevo año trae prosperidad general.
Ropa interior roja. Bragas, calzoncillos, slips, tangas, sujetadores e incluso corpiños, ligueros y medias rojas, para llamar a la suerte en el nuevo año. Mucho mejor si es regalada.
Además para tener mucha ropa nueva en el año que entra el día 31 del que se marcha se debe usar la ropa interior del revés. (Y si acaso ligas le transmitirás esa bonanza al ligue)
Matrimonio tendrás si te sientas y te levantas con cada una de las Doce Campanadas. (Ya es un preludio de lo cansado que será)
Bañar la alianza de boda en la copa de cava (o champán) con la que se hará el brindis asegurará que no se rompa el matrimonio. (También ayuda mucho no ponerle los cuernos a tu pareja)
Sacar las maletas a la puerta de casa para tener muchos viajes el año que comienza. Mejor aún es dar la vuelta a la manzana arrastrando las maletas. (Hacerlo cuando todos estén borrachos)
Subirse a un lugar más elevado, como una silla o una escalera, para que el próximo año sea de continuo ascenso en lo social y laboral. (Si ya eres trepa y arribista de antes no te hace falta)
Lavarse las manos con champán (o cava) y azúcar atrae al dinero. A las doce de la noche se meten las manos en una fuente con azúcar y luego se lavan con la bebida mencionada.
Repetir en voz alta o mentalmente la frase: “Voy a ser feliz este año”, junto a las Doce Campanadas y la ingesta de uvas.
Espigas de trigo. Son símbolo de la abundancia. Lo ideal es repartirlas entre todos los asistentes, ya preparados con espigas en la mano, y que se vayan esparciendo por toda la casa.
Limpiar durante algunos momentos del último día del año, y ordenar, la casa: el estado del lugar en el que se vive reflejará el desarrollo de su vida el año que comienza.(Y el resto del año también, esto no es excusa)
Hacer un muñeco con la ropa vieja y quemarlo aleja todo lo malo. Se le puede poner en el bolsillo una lista con todas las cosas malas del año que quieren eliminarse. Se debe poner en un lugar sin riesgo de incendio. A media noche se le prende fuego.
Desarrollar por escrito una lista de lo bueno y lo malo sucedido en el año que se marcha. Quemar la mala durante los toques de cuartos. Guardar la buena para comparar con la del próximo año.

Por último, debes tener fe en lo que estás haciendo, si no, no funciona. Sobre todo, y mientras puedas, sé buena gente. SUERTE.

jueves, 9 de diciembre de 2010

La entelequia en los Programas del Corazón

ENTELEQUIA Cosa real que lleva en sí el principio de su acción y que tiende por sí misma a su fin propio. Es una teoría que se sustenta por sí misma sin medios, ni la intención, para comprobar. El Universo es infinito, porque no puede ser otra cosa.
(Si no intentad demostrar lo contrario)
CHISME Noticia verdadera o falsa con que se pretende indisponer a unas personas con otras o se murmura de alguien.

Ahí va la HIPÓTESIS de los ejecutivos: los programas de chismorreo, de chismes, o sea de prensa amarilla, o eufemísticamente llamados del corazón, de la parrilla televisiva, son lo que la gente solicita por eso se emiten a tutiplé. Digo: se emiten a tutiplé, no hace falta pedirlos.
¿Qué fue primero? Es la pescadilla que se muerde cola.
¿Es que acaso los ciudadanos nos personamos a principios de los años noventa en los estudios de televisión para solicitar los dichosos programas, CORAZÓN CORAZÓN, QUÉ ME DICES, TÓMBOLA, SALSA ROSA, AQUÍ HAY TOMATE, SÁLVAME, DEC, LA NORIA, etc? Algunos ya desaparecidos a la fecha y otros, en especial el primero, que sobreviven con dignidad. ¡NO!, no lo solicitamos, nos lo han impuesto. Comenzaron a emitirse al mediodía, a la hora de comer en familia. Fueron muy buena compañía debido a que mitigaban los silencios, y por la sensación que transmitían de hacernos sentir bien. Pues criticaban a otros.
El asunto surgió por espontaneidad debido a que los ejecutivos de televisión siempre andan buscando nuevos productos originales para emitir. ¿Verdad? Tuvieron éxito, mucho éxito, enseguida, ya que la condición humana y la incultura social general, en esa coyuntura, así lo favoreció. A todos, sí, a excepción de un 1%, nos gusta un chisme más que una boda, sobre todo si es en televisión, y agustico tumbados en el sofá del comedor.
Con estos programas se calma nuestro instinto de cotilla. Los sondeos así lo señalaron rápidamente en las encuestas. A las televisiones les sale baratísimo, por otra parte, y crean bastantes puestos de trabajo con toda la parafernalia que montan, detalle a no olvidar. Por supuesto alguien se enriquece con ello más de la cuenta; pero ¿a quién le importa?, es un producto que nos regalan y el mando no te obliga a seleccionarlos.
Una vez charlaba con un compañero y le dije que a veces yo veía dos películas de DVD seguidas, y contestó que cómo lo podía soportar, y le repliqué que de un modo parecido a como el se tragaba cinco horas seguidas de uno de esos programas sentado en el sofá con su mujer, y dijo que él no se aburría con eso. Hay que joderse, él daba por hecho que yo visionaba las películas por aburrimiento. Cuando es todo lo contrario, veo esos programas cuando estoy soporífero y desganado. Son coloridos, salen modelos, y, repito, son gratuitos. ¿Ustedes pagarían por verlos? Yo nunca.
No los estoy defendiendo, por si he dado esa impresión. Simplemente habrá que esperar (ojala tarde muchos años) que sucumba alguna generación y a ver si la siguiente es capaz de erradicarlos. Mientras tanto, habrá que tener cuidado con que los jóvenes no crean que ese es el camino, el del GRAN HERMANO o los montajes falsos con famosOtes, y dejarles claro que no hay que tenerles miedo ni prohibírselos, simplemente que tengan consciencia que son un tiempo perdido para estudiar, leer o pasear.
Los utilizo como ruido de fondo. Jamás los hecho de menos.
Con respecto al personaje Belén Esteban, aunque su presencia ya es pesada, sólo diré que estoy seguro de que si me fuera de cervezas con ella me lo pasaría de puta madre porque denoto su franqueza y naturalidad, aunque se lo tenga algo creído. Añado, que estoy más que harto de sentir a mi alrededor peores sensaciones, de gente, que las que ella me transmite.
Estoy obligado a aguantar a esos seres. Y ellos a mí, supongo bien.
Y no existe mando a distancia, entre nosotros, que nos libre de ello.
SUERTE.

miércoles, 24 de noviembre de 2010

LA ESTRUCTURA FÍLMICA

NOVELAR GUIONIZADAMENTE
Conceptos previos.


La estructura. Tres actos: Planteamiento, nudo o desarrollo, y desenlace. Esta estructura que apuntamos se da en la mayor parte de relatos. Las historias tienen esta disposición; y las secuencias, y subtramas, dentro de la narración principal, también se acogen a ella.

PLANTEAMIENTO. El planteamiento presenta al personaje o personajes principales mostrando el contexto mediante situaciones concretas. Estas situaciones, o un suceso concreto (detonante –D-), ponen en marcha el relato. Se trata de algo que afecta al personaje: tiene una misión que cumplir o tiene un problema, deseo y/o necesidad, que le obliga a actuar. Puede ocurrir que el detonante marque claramente la línea de acción del relato. Es decir, que el lector/espectador sepa ya de qué va a ir la “película” y qué es lo que busca el personaje; pero suele suceder que, de improviso, surja u ocurra algo que dé un giro a los acontecimientos o los acentúe (punto de inflexión -PI-, nudo de la trama o punto de giro) y que sumerja al protagonista en una situación inesperada que será la que marque la auténtica línea de acción de la historia (trama o línea de acción principal).

DESARROLLO O NUDO. El suceso o circunstancia que ha servido de punto de inflexión nos introduce en el segundo acto, en el que el personaje intenta conseguir su objetivo por todos los medios, y se encuentra siempre envuelto en un conflicto con algo o alguien que se interpone en su camino. En su lucha se topa con un suceso o prueba (segundo punto de inflexión) que acelera los acontecimientos y nos mete de lleno en el tercer acto. Este suceso (PI) tuerce el camino del personaje o agrava la situación ya existente y le sumerge en situaciones complicadas (crisis) hasta un punto de máxima tensión (clímax) que hará dudar de la consecución de su meta.

DESENLACE. El clímax o momento de máxima tensión ha de llevar rápidamente a la resolución de la historia en la que, de una manera u otra, concluye la trama y finaliza la historia.

Una secuencia es una historia que está integrada en otra historia. Una subtrama es la que engloba secuencias que no dependen de la trama principal pero que sí que la enriquecen y dan información sobre ella.

Inicio--- -/D/- --ACTO1---- /PI1/ -----ACTO2---- --personaje inflexor- -- --/PI2/ -----ACTO3-------- -crisis- ------ -clímax- --- -desenlace---FIN.

PRIMER ACTO. Se dará a conocer el género y el estilo, el lugar y el tiempo en el que se sitúa la historia, y ha de aportar la información necesaria para que comience poniendo en marcha un relato con una línea argumental coherente para conocer el contexto y establecer las reglas del juego de nuestra historia. Hay que dar a conocer las condiciones de partida: cómo son las cosas antes del desarrollo de la historia, cómo es el protagonista, qué le motiva, quién es el antagonista, cómo es, qué conflicto tiene con el protagonista, en qué contexto social vive, etc. Entre el planteamiento y el final del primer acto se incluye a menudo información que, en principio, parece irrelevante o que, cuando menos, no hace avanzar la historia, pero que será fundamental para justificar y dar coherencia a sucesos y actuaciones que tendrán lugar en el desarrollo.

SEGUNDO ACTO. Su misión es iniciar el desarrollo e ir complicando al protagonista la posibilidad de conseguir su meta. Aparecen dificultades: Barreras, que son problemas que el protagonista debe salvar para continuar adelante; Complicaciones, que son acontecimientos o situaciones que dan origen a una trama secundaria (subtrama) que complica o desvía al protagonista de su objetivo principal; Reveses, que son las actuaciones o sucesos que, aunque ayuden a conseguir un objetivo parcial para el protagonista, en lugar de acercarle a su meta le alejan de ella.
La necesidad de incluir información necesaria para el desarrollo durante el segundo acto hace que este corra el peligro de entorpecer la acción y romper el ritmo y la tensión de la línea de acción principal. Es por ello que suelen incluirse en él las llamadas secuencias de acción que son dramáticas (con estructura dramática completa) que se dan de manera ininterrumpida, es decir, sin inclusión de escenas alternadas. No deben ser necesariamente de acción física (peleas, persecuciones, etc.) sino de acción dramática, de modo que una secuencia basada exclusivamente en el diálogo puede cumplir la función de la secuencia de acción si su estructura (planteamiento, desarrollo y desenlace) y contenido tienen suficiente fuerza y teatralidad (no debe relacionarse el drama con la pura tragedia)

TERCER ACTO. Comienza con el segundo punto de giro o inflexión (PI2) al igual que el segundo acto comenzó con el PI1. Aquí, durante la continuación del desarrollo, la situación se agrava y complica para el protagonista (crisis), los acontecimientos se aceleran y exigen apremiantemente una solución. Los acontecimientos llevan al protagonista a una situación de máximo riesgo y dificultad que desembocan en un punto de máxima tensión (clímax). Normalmente, el clímax es una situación del todo o nada, en el que el protagonista ha de poner en juego todas sus capacidades para resolver la situación y conseguir la resolución del conflicto (desenlace).
La resolución ha de ser coherente, sorprendente y rápida.

lunes, 15 de noviembre de 2010

CASI UNA MUJER


Sí, cómo no. Aunque en otras culturas ya lo podríais ser sobradamente. Pero, permitidme, algo deseo elucidar.
Nadie puede dudar de que hayáis nacido hembras. Proyecto de mujeres a falta de la tesis. Mas, no os durmáis en los laureles por tener vagina y tetillas, eso sólo os garantiza que sois féminas y que atraeréis la atención de los machitos. Cuánto mejores mujercitas/personas seáis más hombres especiales se os acercarán. Os deseo que saquéis la diplomatura (buena Cultura y principios… preservar los valores claves… amistad, fraternidad, respeto, ética potente, sociabilidad… sentido del humor… en fin…) para llegar a ser señoras damas con personalidad y poder ganaros el respeto de todos sin necesidad de utilizar vuestro cuerpo (sobre todo en la adolescencia y sin amor), al no saber hacer otra cosa. Hay hembras que se quedan a mitad de camino para el salto a mujeres (quizá por un mal aprendizaje social, mala suerte o vagancia), aunque no lo perciban, pero sí que desean que las traten con ese atributo; y de esa forma, tan cómoda, arriesgan de “capullo en capullo”.
Pensad en lo que os digo, aunque mientras tanto: jugad, experimentad y sacadle a la vida, con imagen de flor, el néctar juvenil.
En cuanto observé vuestra foto se me vino esta idea al momento a la cabeza. También pude vislumbrar que acabasteis besuqueándoos en los labios y con alguna puntadita de vuestra fina lengua, ¿verdad?
Sois bellísimas y lo vais a tener fácil en la vida. Eso os auguro.
Un besillo de un “viejín”. Adiós.

martes, 2 de noviembre de 2010

El Retiro y el cabrón del mimo


Por esa época éste que escribe (podría simplemente haber despachado el pronombre yo pero tenía ganas de tirarme el rollo) sentía una gran necesidad de acostarme con un gran número de muchachas distintas. Es algo que merecería una atención especial, pues puede convertirse en una tragedia al cabo, con el paso del tiempo, pero esta anécdota no lo necesita. Puesto que el amor no terminaba de aparecer y mi vida era muy festivalera y nocturna y accedía todas las noches (trabajaba en un bar de copas, el mío, en Madrid) a distintas mujeres de carácter abierto, normalmente, siempre que me lo podía permitir, apenas repetía un acto de sexo con alguna chica. No es que fuera drástico, si había que repetir se repetía; pero como el día era largo, raro era que no pusiera mi meta en conseguir otra hembra (suena regular lo sé, pero es bastante acertado).
De modo que todo cansa y el roce lleva al afecto y con suerte al cariño, conocí a una mujer, ambos recién cumplidos los treinta años, con la que repetí en varias ocasiones, debido a la insistencia de ella debo reconocer, y en confesión, gracias a las bondades sexuales que nos regalábamos todas las noches en su cama, le prometí que no miraría a ninguna otra mujer hasta que confirmáramos que nos estábamos enamorando, o no. Para que no se me olvidara estuvo todas las noches a mi lado y mirando con cara de desprecio a toda chica que se encontraba a mi vera. Reconozco que noté celos sobreelevados pero no me percataba de que ésa no era la forma ideal de mantener a un tipo a tu lado, pues en esta vida “por cojones” no se consigue nada que te lleve a la felicidad. Pero a mí no me faltaba mi ración diaria de sexo que era lo que me tenía enganchado. Qué razón llevan los que dicen que es muy malo pensar con el pene.
Ahora viene el paseo por el Parque del Buen Retiro madrileño en una tarde plácida de domingo, y conocer al cabrón del mimo.
Apenas hablábamos de nada, éramos de pocas palabras. Sólo para evitar que se pusiera celosa dejé de mirar a las paseantes. Era verano y se veía mucha minifalda. Me recordó que mientras estuviéramos unidos no podría poner los ojos en ninguna chica. Ya estaba harto de esa situación y me planteaba no acostarme más con ella, pero tenía la habilidad de hacerme sentir culpable si se veía abocada a una nueva temporada sola después de haber follado conmigo salvajemente. Era un lío, y el amor no surgía en mí.
Topamos con un grupo de personas que observaban a un mimo emular mimeces. Esas cosas que hacen de chocarse con una pared invisible y todo eso. Comenzó el mimo a elegir a gente para desarrollar un juego y me tocó a mí ser uno de los participantes. No me gustaba la idea pero quise ser simpático y separarme unos metros de mi acompañante, para relajarme. Menudo relajo más chungo.
Se me ocurrió decirle al mimo al oído que por qué me había situado junto a dos tíos feos cuando enfrente se hallaban tres tías a cuál más buena. El dichoso mimo sonrió y abrió sus ojos a tope y se giró hacia mi pareja para indicarle mediante gestos que era una cornuda, y todo el mundo se echó a reír pensando que era una gracia. Pero no lo fue.
Ella se echó a llorar y comenzó a insultarme. El mimo la animó a continuar con las pullas (pensaría que era buen espectáculo) y algunas de las presentes la secundaron. Y si a una mujer enfadada otra le da la razón…
El caso es que pasé uno de los peores momentos de mi vida social. Lo más jodido es que acabé jodiendo con ella esa misma noche.
La relación no prosperó y pocas semanas después la dejamos entre grandes sobresaltos. A partir de ese momento me pensé mejor con quién me iba a la cama, aunque me duró poco el “celibato”. Una pena, vamos.

jueves, 21 de octubre de 2010

10 IDEAS PARA MANTENER VIVA LA PAREJA

1º) Intercambia los papeles. La asignación de estereotipos produce rutina. Da mucha vida a la pareja cambiar ese hábito.
2º) Discute los problemas hacia el futuro. Hablamos del pasado para que el otro recapacite, pero los humanos tendemos a defendernos y no solemos pedir perdón. Es mejor buscar acuerdos futuros sin dar por hecho que el otro va a repetir su conducta habitual.
3º) Vuelve a seducir a tu pareja. El erotismo siempre parte de cero. Damos por hecho que por tener una relación podemos saltarnos los pasos previos, pero la bioquímica del sexo no acepta elipsis.
4º) Pregunta como si no supieras nada del otro. Escúchale bien en lugar de interpretarle. Eso ayuda a que se sienta legitimado en sus necesidades e intereses.
5º) Usa mensajes yo. Cambia las expresiones “tú” (“no me haces caso”, “siempre quieres tener razón”) por expresiones “yo” (me siento triste).
6º) Poneos retos como pareja. Explorad juntos algún nuevo campo: deporte, juguetes eróticos, viajes… Algo diferente y agradable.
7º) Especifica cuando hables del otro. Con el tiempo, los miembros de una pareja tienden a generalizar sobre el otro. Cambiad ese hábito y ser más específicos, porque los conflictos nunca son globales y los intereses van cambiando. No utilices “alguien” cuando en realidad es “tú”.
8º) Hablad de fantasías eróticas. Las parejas no pueden hacerlo porque piensan que el otro creerá que uno está deseando llevarlas a cabo. No es así: las fantasías sexuales son excitantes por el hecho de imaginarlas. Compartirlas es una forma de imaginarlas juntos. ¿Un poco de bondage para calentar la alcoba?
9º) No al dogmatismo. Habla con flexibilidad sobre necesidades, intereses y sentimientos, y no sobre cómo tienen que ser las cosas.
10º) Expresa la ira. Es positivo para la relación poder encauzar la agresividad evitando los extremos –reprimir o explotar-. Da al otro oportunidad para desahogarse antes de que se sienta herido.
Las razones para seguir unidos son el cariño (30%), la buena comunicación (21%), las cosas compartidas (18%) y el sexo satisfactorio (15%)

viernes, 8 de octubre de 2010

HAY QUE EVITAR LAS DISCUSIONES, CHICA

Tú tienes la llave para evitar las disputas con tu pareja, muchacha. Los tíos somos bastante más estúpidos como para saber salir de alguna discusión sin provocar otra, incluso sin saber siquiera que vivimos inmersos en alguna.
Sí claro, solucionar conflictos sin gritar, acusar, exigir o dramatizar es muy posible. Para lograrlo, cultiva la actitud asertiva (que es lo mismo que actitud afirmativa) en tu pareja y vivirás más feliz, relajada y de “”buen rollito”.
Si cada discusión acaba con un: “¡vete a la mierda!” y acompañado por algún gesto despectivo deberás meditar si de verdad quieres seguir con esa pareja, la tuya, y no sería mejor acabar la discusión de una vez por todas; o sea, dejar la relación. Pensemos que esa no es la meta. A discutir se aprende, cuando hay interés, y las claves son escuchar y buscar soluciones. Y tan importante es perdonar como olvidar los errores de él y admitir los tuyos.
ASERTIVIDAD: AFIRMAR, es la capacidad de decir lo que pensamos y sentimos. Es decir, de afirmarnos con serenidad, sin sobresaltos emocionales y, cómo no, sin pretender agredir al otro (Xavier Guix, psicólogo)
EL QUID PARA ZANJAR UNA DISCUSIÓN:
1º) No disimules si algo te sienta mal y lo callas. Explotarás. Díselo cuanto antes.
2º) Lanzar “puyitas” en público puede acabar con algún conflicto. Es una fórmula arriesgada, ya que humilla.
3º) Un chantaje emocional a tiempo sirve. Las lágrimas son una buena medida, pero sin abusar ya que después de ellas no se habla casi nunca.
4º) Antes de explotar en alguna ocasión cuenta diez o veinte. Es conveniente para una buena exposición.
5º) Para evitar que se largue en plena discusión tu actitud y tu lenguaje corporal deben favorecer la no irritación de ambos. Procura no provocar.
6º) No trates de llevar siempre la razón, te sentirás “deputa madre” y liberada y le demostrarás que quieres arreglar las cosas, no vale la única meta de sólo ganar.
7º) Apúntate en una lista lo que pretendes comunicarle que te fastidia. Será un buen análisis en frío para exponer en caliente.
8º) Utiliza la asertividad continuamente, habla en primera persona cada vez que puedas.
9º) Dale mucha presencia al sentido del humor: la vida es bella. Es muy relajante y denota inteligencia.
10º) Delimitad el territorio. Que cada uno apechugue solamente con lo suyo y no con cargas familiares o laborales que el otro aporta. Ahora bien, el desahogo sin discutir, siempre estará permitido con personas ajenas.
11º) Si la discusión no se puede zanjar en ese momento es mejor una retirada no violenta para continuar después. Vete a correr, o a ver algún escaparate, si acaso.
12º) El “perdono pero no olvido” debe desaparecer del todo, de lo contrario la relación acabará muy deteriorada con el tiempo.
El roce hace el cariño, sí… y también hace heridas. Una pareja no tiene un entendimiento perfecto por muy asentada que esté. De hecho, hay un alto riesgo de tomar un camino peligroso. “El camino que consiste en demostrar al otro que se equivoca y que nosotros tenemos razón. Si la pareja prosigue por esa vía, se adentrará cada vez más en las junglas de las luchas de poder” (Jean-Francois Vézina, psicólogo).
Es un clásico, muy extendido, creer que nuestro/a compañero/a debería adivinar lo que deseamos sin necesidad de decírselo o que podemos cambiarle/a y lograr que haga las cosas a nuestra manera. No se puede convertir al contrario en adivino y tampoco moldearle a tu antojo. Es una actitud de la que sólo se obtiene frustración, rabia y todo tipo reproches.
La asertividad no abunda en nuestra cultura. Aquí se exponen algunos derechos asertivos como ejemplo: Usted tiene (yo tengo) derecho, algunas veces, a ser el primero; Vd. tiene (yo tengo) derecho a cometer errores; a tener propias ideas y opiniones; a cambiar de idea, opinión o actuación; a expresar una crítica y a protestar por un trato injusto; a pedir una aclaración; a intentar cambiar lo que no le satisface; a pedir ayuda o apoyo emocional; a sentir y expresar el dolor; a ignorar los consejos de los demás; a recibir el reconocimiento por un trabajo bien hecho; a negarse a una petición, a decir “no”; a estar solo, aún cuando los demás deseen su compañía; a no justificarse ante los demás; a no responsabilizarse de los problemas de los demás; a no anticiparse a los deseos y necesidades de los demás y a no tener que intuirlos; a no estar pendiente de la voluntad de los demás o de la ausencia de mala idea en las acciones de los demás; a responder, o a no hacerlo; a ser tratado con dignidad; a tener sus propias necesidades y que sean tan importantes como las de los demás; a experimentar y expresar sus propios sentimientos, así como a ser su único juez; a detenerse y pensar antes de actuar; a pedir lo que quiere; a hacer menos de lo que es capaz de hacer; a qué hacer con su cuerpo, tiempo y prosperidad; a rechazar peticiones sin sentirse culpable o egoísta; a hablar sobre el problema con la persona involucrada y aclararlo en esos casos en que los derechos de cada uno no están del todo claros; Vd. tiene (yo tengo) derecho a hacer cualquier cosa, mientras no vulnere los derechos de otra persona.
Acostumbramos a justificar los arrebatos con el “¡vaya carácter!” y a creer que las personas no cambian. Y así nos va cuando comunicamos nuestro descontento a base de indirectas, sarcasmo, chantaje emocional, reproches o arrebatos. ¿Sí o no? A discutir se aprende. “Las discusiones en pareja son necesarias ante los desacuerdos. La pega es no saber discutir, no escucharse, no centrarse en las soluciones, sino en buscar culpables y defender nuestra postura, a veces de forma agresiva, porque lo que importa es ganar al otro” (Teresa Vaquero, psicóloga)
El orgullo es el peor compañero posible, pero ceder o callar para ahuyentar el conflicto tampoco funciona ya que el orgulloso casi nunca reconoce su “pecado”. De hecho resulta muy irritante y, a la larga, conduce al resentimiento y a sacar del armario muchos reproches apolillados y a fomentar que tu pareja cada vez te guste menos.
No hay forma de evitarlo: si existe un problema, tenemos que resolverlo hablando; de forma inteligente, claro. Utiliza la empatía (lo que le pasa a la otra persona te podría pasar a ti) que te ayuda a ponerte en el lugar del otro y tender puentes. Es una actitud que favorece el diálogo y permite cambiar actitudes y reconocer errores sin que ninguno de los dos se sienta presionado o demasiado exigido.
Cuesta, pero discutir bien, y sano, refuerza la relación.
Por cierto, si no te sale la simpatía hacia tu pareja y miras con buenos ojos a cualquiera, y la relación no ha conseguido vínculos económicos, fraternales, afectivos… pues márchate en paz, que una temporadita en soledad no le viene mal a nadie. Es la mejor forma para evitar las discusiones. SUERTE.
(Paloma Corredor)

martes, 28 de septiembre de 2010

De WALL STREET hacia el 29S

El ansia de Wall Street por colocar sus productos financieros por todo el mundo con el fin de enriquecerse, asquerosamente y por la vía rápida con los porcentajes, nos llevó a la tragedia de las subprime (hipotecas basura) que se convirtieron en productos tóxicos camuflados en paquetes etiquetados con la triple A (AAA, productos sin riesgo), mentirosos, que el resto de las finanzas de cada país compraron a mansalva por un buen precio, estafados. Los productos fueron perdiendo una A después de otra hasta desaparecer, y se convirtieron en invendibles e intransferibles. Los financieros perdieron la liquidez (efectivo, cash) y cerraron el “grifo” de los créditos. La cosa fue así:
En tiempos felices de bonanza económica los bancos americanos concedían créditos para hipotecas con el único aval del propio inmueble que no paraba de subir de precio. Esta práctica la copiaron por todas partes, en especial aquí en España creando la Burbuja Inmobiliaria que no se quiso ver pues la financiación de los ayuntamientos se sustentaba en ella mediante la recalificación de terrenos. ¿Pensaban que cada familia española debería poseer un piso por miembro? Mientras tanto, allí en USA, los particulares, a base de préstamos, se metieron a promotores inmobiliarios y a especular con la subida de precios para vender los pisos apenas recién comprados. Pues bien, como la economía tiene vida propia y en una sociedad tan liberalizada para el Capital, como es la estadounidense, la gente cambia de ciudad y de trabajo fácilmente, sucedió que muchos créditos dejaron de pagarse por la temporalidad y elasticidad de los trabajos. Inmediatamente los precios de subida de las viviendas se estancaron debido a que La Banca comenzó a no prestar dinero, a no fiarse, entonces la construcción se paró, y esas hipotecas sin pagar se convirtieron en las Hipotecas Basuras camufladas en los productos tóxicos. Surge La Crisis Financiera Internacional. Llega J. L. R. Zapatero, que para ganar las Elecciones Generales de 2008 en España no reconoce crisis alguna (bueno, es un poco indecente pero vale), es el primero de los desvaríos que cometerá. Gana los comicios y sigue sin reconocer la crisis. Esto ya no es disculpable. Siguiendo la tónica general le cede dinero al sistema financiero para que vuelva a tener liquidez (o sea, un amigo) y puedan prestar, y ese dinero es conservado por el sistema financiero para su propia protección y desaparece, prácticamente. Funde los ahorros de la Seguridad Social, en un gesto socialista que llena de odio al contrario (el PP, ¡anda que éstos también!) y pierde su apoyo, confiando que la crisis, ahora ya sí reconocida, dure sólo unos meses. Pero la cosa va para largo. Una vez la “hucha” vacía, pretende llenarla para el futuro con el dinero de los pensionistas, funcionarios, y demás recortes sociales, que es la única opción que le deja la situación. Los adinerados aprovechan la oportunidad para decirle que ellos sí sabrían llevar los RECORTES por buen camino, no como él. En un pataleo trata de subirle los impuestos a los ricos para cabrearlos del todo, que de poco servirá.
Los sindicatos se defienden de tanta agresión y proponen, algo tarde, la HUELGA GENERAL del 29 S. Y que cada cuál la interprete cómo quiera, ya que es un derecho que la Constitución protege y nunca una obligación.
¿No hubiera sido mejor reconocer la Crisis Financiera y no haberle prestado dinero a los de las finanzas? Ya que ahora es el propio Gobierno quien necesita el préstamo transformado en Deuda Exterior, para que nos tengan bien cogidos de nuestras más íntimas partes a todos los españoles, los extranjeros que nos compran esa deuda. Digo yo, que soy de los recortados.

lunes, 20 de septiembre de 2010

Bye Bye RÍOS


Se jubila de las tablas, de los directos, de los lives, el hermano mayor de los músicos roqueros españoles y de la mayoría que no lo son. Adiós chaval, vocablo madrileño que te recordará todos los años que pasaste en la capital de España, allí en Madrid, donde un casi crío con aspiraciones de ser artista en la música moderna que se estaba implantado por todo el mundo, en tantas ocasiones relatado por ti, allá por 1962 (año en el que nací por cierto) con 15.000 pesetas en el bolsillo… El resto nos lo has dado a conocer con tu música, maestro. Quiero hacer constar, que al igual que tú, era inmigrante granadino en Madrid. Con veinte años recién cumplidos, cuando apenas había concurrido a dos o tres conciertos multitudinarios de artistas extranjeros y todos Heavy´s, observé que la ciudad fue empapelada con carteles de un tal Miguel Ríos, músico que de ser conocido por nombre no lo era por su venta de discos, aunque ya fuiste exitoso con alguna extraordinaria canción (El Himno de la Alegría, vuelvo a Granada, el río aquél, no montes ese caballo… que escuchábamos en la televisión pública, la única), para la inminente grabación de un directo: ROCK´AND´RÍOS.

Debo reconocer que por el mero hecho de ser ambos paisanos junto a la expectativa que creaste con el marketing no resistí la tentación de asistir.

Increíble la sensación que sentí. El mejor concierto de mi vida. Hasta tu despedida. BYE BYE RÍOS está, si no más, al nivel de ese año de 1982.

Entre medias de los dos eventos he estado cerca de ti en media docena de ocasiones y siempre me has transmitido mucha honestidad y bastante simpatía que se confirma cuando rehúsas presentar a la guapísima chica Lúa como tu hija y lo haces como cantante vocalista de un grupo. No vaya a ser que la malafollá de algunos críticos te la malograsen. Te felicito.

Tus amigos: Lapido, Ana Belén, Gold Lake (tu hija), Rosendo, Carlos Goñí, Pereza, Amaral, Manolo García… y que me perdone quién se me esté olvidando, te acompañaron, y sospecho que de tú haber querido hubieran estado contigo más de un centenar. Enhorabuena.

Qué sonido; qué forma magistral de incluir temas viejos con los tiempos modernos; qué duetos; qué pelos de punta, y qué forma tan escandalosa de silbar, aplaudir, bailar y cantar. Yo hasta dos “olas” hice.

No puedo imaginar otro sitio mejor de disfrute que el Palacio de Deportes de Granada el 17 de septiembre de 2010, durante esa noche.

Por circunstancias (¡váya una polla!, siempre son las cosas por circunstancias) fui a verte solo. Añado que pocas veces me he sentido tan acompañado. Y, encima, ligué algo. Te mando un abrazo, tío. Así es como me gustaría jubilarme a mí; en pleno apogeo social y físico, como tú.

Ojala tomemos ejemplo, D. Miguel.

Firmeza (que te sobra) y muchísima suerte (que la tendrás).

viernes, 3 de septiembre de 2010

UN REMEDIO CAPRICHOSAMENTE INESPERADO (sin comas)

Un tipo charla con su reciente médica de cabecera justo antes del momento de la despedida en la que ambos repasan las necesidades farmaceúticas que requería el paciente y que la doctora deseaba concluir el diagnóstico ya repetido en varias ocasiones sobre malestares generales debido a la insistencia de él que comenzaba a considerar de una pesadez extrema cuando inesperadamente la increpa para que le recete algún remedio contra el rencor y las ansias de venganza que en ocasiones lo atosigaban que pilló desprevenida totalmente a la médica pero que no tardó en reaccionar para levantarse y regalarle un abrazo y exhortarle en buena medida de que ése era el remedio que necesitaba y que lo buscara y ahora son amigos.

miércoles, 18 de agosto de 2010

REVOLOTEAS ANTE MÍ...

Revoloteas ante mí
sin miramientos
cercanos y discutibles.
Alternas entre mis entrañas
sin pase alguno permisivo
de altercado y de pasión.
Ejerces tu voluntad alocada e irremisible
ante este frontón de inquietud
y en plurales.
Revoloteas temerariamente,
¿no sientes temor ante la incertidumbre
cuán alma peregrina y deseosa?
Acaso no te deja pensar la pasión
o tu interno la acarrea, la soslaya y la encumbre.
¿Por qué, en breves segundos se decide una vida?
Y penetras en las cuevas de mi ser sin permiso.
¡Ah! Si sólo fuere tu amor.

lunes, 26 de julio de 2010

...NO OBSTANTE

El día aparece nublado.
Y sobre los tejados
las nubes se pinchan con agujas.
Su recuerdo es escarpado,
lo hace con su designio.
Tienes resaca.
El panorama es un jodido nubarrón oscuro,
una lámina vidriosa que gotea el firmamento.
Y, para colmo, anoche perdiste la cartera...
No obstante:
aun podría cagarte un pájaro en la cabeza.

miércoles, 14 de julio de 2010

EL BESAZO DE IKER A SARA

El tipo, el veterano portero de la selección campeona del mundo de Fútbol, llora ya consolado mientras recorre el césped del abarrotado estadio con los brazos muy abiertos.
España acaba de ganar el Mundial.
Iker, el hombre niño, va a ser entrevistado por Sara, periodista de enorme belleza española, la niña mujer, su novia, en directo, ante más de mil millones de telespectadores. Él parece transmitir con sus gestos, mirada y balbuceos, que puedes preguntarme lo que desees que no te escucho que sólo mantengo atención para tus labios carnosos sonrientes que no puedo evitar lo que debo, y puedo, remediar. Tú, mi amor, y yo, tu amor, ya hemos dejado de soportar los ataques de los cretinos.
Él la abraza y ella se reserva.
Y ambos se funden en un emotivo beso.
Iker y Sara nos regalan, y recuerdan, al mundo, el hermoso motivo por el que estamos aquí.
Pobres de aquellos que tuvieren que esconder sus besos de amor.
SUERTE, chaval.

domingo, 20 de junio de 2010

amistad Amiga

Si tu problema es el dolor, él sólo sanará.
Si tu problema es la salud,
pide un regalo a tu Dios.
Si fuera el amor, ya aparecerá.
Si son los malos vicios, abandónalos.
Pero, mi amiga, mi amigo...
si acaso fuera la soledad,
por favor,
cultiva, riega y recoge la Amistad.

martes, 15 de junio de 2010

RONDAZA NOCTURNA

¡Zouum! Las luces del cajero automático aparecen ante él justo a tiempo para comprobar que son las cuatro de la mañana y que no le queda dinero al que recurrir. ¿Cómo ha llegado allí?

Camina, escupe, resopla, mea en una esquina y se mancha los zapatos. ¡Bah!

¡Zouum! Contempla la parte histórica de esa ciudad, ¿o es un pueblo?, y fantasea con la edad Media, ¡ja!, se iba a enterar el Cid de lo que es bueno.

Deambula, escupe, resopla, ¿dónde estoy, joder? La frente le hierve. ¡Bah!

¡Zouum! Contempla la bóveda oscura llena de pequeñas luciérganas inmóviles, ¡qué coño!, son las estrellas. Y tiene frío. Tumbado en un banco de madera. Quiere recordar, ¡pero no!, su demonio no lo deja en paz.

Un coche chilla, y ha sido por la patada que le rasga la espinilla. ¡Bah!

¡Zouum! Deambula, ¿por aquí ya he pasado?, regurgita, escupe, ríe y llora.

El amanecer. El fastuoso amanecer. Al final siempre sale el sol. Respira, le tiemblan las piernas y tiene las manos sucias. Y recuerda al fin. Bueno.

Bien. Excepto un lapsus de dos ya reconoce su trayectoria vital de las últimas diez horas. Un anuncio en un periódico lo animó a trasladarse a una población cercana para pasar el rato con dos prostitutas estudiantiles a las que dijo nada más verlas que no veas si habéis repetido curso vosotras dos. Lo dejaron seco, en todos los sentidos, excepto la botella de JB, casi llena, que le suministraron al despedirse. Y rememora el altercado con la policía. ¡Ufff! Es la última vez que me pasa esto.

Es de día. Se monta en un taxi. Verás tú cuando le diga al taxista que no puede pagarle hasta que abran los bancos.
Y dormita en el asiento trasero.

jueves, 3 de junio de 2010

un piropo algo sublime

Tú me alegras,
Tú me entristeces.
Por ti lloro
Y por ti río.
Contigo amo
Y contigo odio
Y contigo temo
Que a ti no temo.
Eres la montaña rusa
De mis sueños
Que con tu vital vértigo
Me atiborras.
Vida mía para siempre.

miércoles, 26 de mayo de 2010

YO, FUNCIONARIO

Usted debido a la Crisis Financiera ha aumentado su rabia hacia mi gremio porque se considera un trabajador honrado, un ciudadano ejemplar y un gran contribuidor a la riqueza de esta sociedad que nos une a ambos. Por lo visto el funcionario es todo lo contrario a usted y por eso le odia. Porque paga el sueldo del funcionario y porque usted jamás en la vida ha estafado al Estado, con su sueldo de autónomo y sus negocios y confección de productos que, y según usted, el resto de sus conciudadanos necesitamos con premura para que sus ventas no decaigan. Los funcionarios en cambio son prescindibles y normalmente estafadores; pero no con Hacienda, eso es imposible para una nómina estatal, esa opción se la dejamos a usted por si desea utilizarla en alguna ocasión. Espero que nunca debido a su gran honradez.
El funcionario medio, ya le digo amigo, adquiere su trabajo para siempre con una edad temprana y/o casi (y sin casi) obligado por las circunstancias familiares en las que su nómina vendrá estupendamente y/o entonces pasará a ser un miembro familiar que no acarreará gastos. De modo que en la mayoría de los casos sus ilusiones de futuro quedan anuladas en pos de un sueldo fijo que por atractivo siempre resulta manso.
Es un gremio enorme y donde la condición humana queda en relieve (envidias, rencores, poco reconocimiento del buen hacer del compañero, peloteo, críticas destructivas, medrar, escaqueos, trepar, rebañismo, autoritarismos, etc.) debido a que el funcionario está por todas partes. Ocurre exactamente igual que en cualquier otro gremio y probablemente en menor proporción.
¿Acaso he tenido la culpa de las distintas crisis? ¿Yo he sido un especulador mentiroso que ha provocado la burbuja inmobiliaria y su implosión? ¡No!
Si usted odia mi gremio porque en alguna ocasión le han atendido, en su parecer, de malas formas en la ventanilla de cualquier organismo gubernamental debido a alguna persona amargada que en ese momento no debiera estar allí, lo lamento. Si soy testigo del hecho me pelearé con ese/a compañero/a y si puedo resolveré su asunto. Muchos no estamos de acuerdo con que un ciudadano pague por otro.
Imagínese que porque alguien con su apellido ha robado o delinquido yo dijera: “todos los que se apelliden tal son unos hijos de puta”. ¿Sería justo?
La culpa de su ruina laboral no la tenemos los funcionarios. La ha tenido la Banca, un gobierno imprevisible, los intermediarios inmobiliarios, y todos aquellos tiparracos que usted sabe reconocer.
Ya estoy cansado y harto de que se me critique en comercios y taxis por ser funcionario, cuando resulta que sigo siendo cliente de esos sitios y sigo gastando mi sueldo en forma y modo, como siempre.
Cada uno debe admitir los errores cometidos en el pasado que revientan el presente. Los delirios de grandeza que esta sociedad ha tenido, sobre todo los que no tenían nómina funcionaria, cuando se le abrieron las puertas del crédito y se volvieron locos solicitando uno detrás de otro, que ahora no pueden pagar. No hubo responsabilidad, admitámoslo.
Desahóguese usted en la puerta de las sucursales bancarias o en la puerta de los Organismo Estatales que usted considere, grítele allí a quién quiera a ver si alguien le da la razón también y déjese de soflamas en contra del que sufre la crisis igual que usted.
¿Por qué debo ser odiado por hacer mi trabajo?
Me van a restar un porcentaje de mi sueldo para que salgamos todos, incluidos ustedes, del atolladero.
Quizá se me podría haber ahorrado este detalle si el gobierno hubiera tenido mano durísima con aquellas transacciones especulativas y la economía sumergida.
Si alguna vez le tratan mal en alguna ventanilla denúncielo ya que existen resortes para ello.
Qué a usted la vaya muy bien; yo, funcionario, me reconfortaré. No lo dude.

lunes, 10 de mayo de 2010

UNA CAPRICHOSA LEYENDA NEGRA

1
Tres días y tres noches ya lleva Ángel tratando de componer un tema musical. Va a ser un canción melódica que le propusieron incluir en un álbum recopilatorio para una compañía discográfica sobre músicos anónimos. Se dijo que era el encargo de su vida.
Ya era el tercer día que una cuadrilla de albañiles reformaba la casa baja del portal de al lado. El eco de los golpes del cincel y la radial contra el hormigón resonaban a buen compás. El ruido obsequiaba los oídos con una especie de rapsodia urbana, incansable, inalterable. Son los sonidos para el sustento. El acuerdo al que habían llegado los albañiles era al cobro por equiparación con el tiempo empleado. Pues, ¡ale!, a destajo. De modo que duro al trabajo, día y noche, por cuadrillas.
...PUUNNKKTTOK...PUUNNKKTTOK...PUUNNKKTTOK..RRRRUUUUUU....GGGGGRRRUUUGG...PUUNNKKTTOK...RRRRUUUUUUGGGGGRRRUUUGGgggggggg.
Ángel había aireado sus protestas encarecidamente. Pero todo había sido inútil. Tampoco había conseguido su melodía ansiada ni la letra adecuada, sólo lograba una amalgama de tonalidades donde las notas discutían entre sí, y acababan siempre de la misma manera... ...RRRRUUUUUUGGGGGRRRU...!!UUGG¡¡...PUUNNKKTTOK... RRRRUUUUUUGGGGGRRRUUUGG......RRRRUUUUUUGGGGGRRR.
Él no descubre al cuervo negro que silba en el alféizar de su ventana, a muy buen son.
Vaya. En estos momentos son las ocho de la tarde del tercer día. Y los ruidos de la obra han cesado.
"Sí, no me lo puedo creer, han parado estos mamones, ¿se habrán muerto?".
Ángel se acaba de beber la última botella de güisqui Dyc. Él cree que todo buen creador debe tener una leyenda negra, negrísima. Es lo que le han inculcado las biografías de los superartistas roqueros. Él sólo tiene como leyenda su barata botella.
Una leyenda negra la debe tener cualquier buen creador y debe de estar atormentado. "Además; debe de quemarse el alma, de vez en cuando".
Arrastra tres días de borrachera de leyenda negra, complementada con anfetaminas, desplazando todo tipo de alimento.
Pero los ruidos han cesado y el artista va a pasar a la acción. Él va a triunfar. Él va a crear la balada inédita que le hará famoso. Y su guitarra y sus canciones crecerán como la mala hierba entre el césped acústico para todos aquellos que lo han estado esquivando. Se van a enterar. ¡Ja!
Ahora, Ángel agarra la botella de Dyc y le besa el culo. Recuerda aquél creador con leyenda negra que se acordaba de los malos tratos recibidos en su niñez para componer canciones esquizofrénicas, y de aquél otro que utilizaba sus recuerdos infantiles para crear canciones de amor. Y recuerda aquel Conde de Montecristo que volvió de los infiernos en forma de ángel canoso para recrearse en su venganza. Y se acuerda de los albañiles. Chilla de alborozo al comprobar que ya no hay ruidos. Jején.
Y, por fin, se acuerda de su guitarra eléctrica y de su futuro.
Él entra en su especial nave espacial, aposenta su trasero en el taburete y sube el amplificador, todo muy a la mano. La letra debe tratar de algo tierno y esperanzador, a la par. Ya está bien de criticar la sociedad. Una canción tierna tiene que abrir la esperanza en primer lugar, y en segundo debe consternar. Pero no debe resultar blando el mensaje. Aparte de flores, también en el planeta hay contaminación. Es la mirada de cada uno la que enfoca el tema en cada momento. Desea que la letra y la melodía sean eternas y no tengan época. Como aquella Teoría del Bien y del Mal que la humanidad acarrea con y contra sí. Es eterna, no avanza ni retrocede. Estamos en el mismo sitio que Platón y Aristóteles. Hemos adelantado algo con respecto al demiurgo, pero la línea que divide el bien del mal sigue donde estaba. Incansable. Ángel ha descubierto el tema y se la va a jugar. Vaya, sí se la va a jugar. Un tema tipo balada que transmita consciencia del bien y del mal. Un tema donde las flores y las charcas de cloro se den la mano, para que acabe con un exquisito punteo de guitarra, a la vez que todos los instrumentos le dan paso a una expresión para que un niño blanco, cuando la escuche, bese a una niña negra. Jo. Infatigable.
Ya son las once de la noche y tiene que llevar la maqueta casera a primera hora de la mañana sin pérdida de tiempo. Él cree tener la idea, la motivación, y las agallas suficientes para enfrentarse a ello, a todos, y al tiempo. Debe lograrlo con éxito para que su ego vuelva a funcionar como es debido. Cree que está a tiempo de ser artista y creador. Tiene algo más de cuarenta años y ni se ha enterado de ello, entre tanta fiesta y acompañamientos musicales, saltando de grupo en grupo y de cama en cama. Y de bar en bar.
Carece de los medios tecnológicos adecuados para construir su superbalada. Pero si la maqueta gusta y el tema engancha, al fin dará la sorpresa. Prometió que la aprovecharía.
Ahora, todo lo hará en pos de ser un buen músico. Rodeándose de cuantas cosas le sean necesarias, y olvidando todas aquéllas que no lo sean. Se acabó el perder el tiempo. Si consigue esta canción, intuye de sobra que habrá abierto una exquisita puerta de creatividad que le conducirá al jardín de las notas musicales. Allí donde los poetas se enamoran de las ninfas musicales. Manos a la obra.
Las cuatro primeras notas salen airosas. La letra con sangre entra, y se ridiculiza él primero para engañar al subconsciente y que saque a relucir lo que el consciente le va reclamando. La borrachera le crece por momentos. Rememora una vieja canción con la que se enamoró de una joven pecosa. Piensa en lo hermoso que surge el flamenco cuando se fusiona con cualquier tipo de música con ritmo. Y de la paliza que le propinó su viejo al pillarlo con su primer porro. Jején. Y en su mente crece una certeza que nunca quiso reconocer. Ahora sí. Se le saltan dos lagrimones como dos fundas de violonchelo y se le cae el mundo encima, para después reírse irónicamente.
Todo formará parte de su particular leyenda negra. Y otro largo trago. Además, el último compás acústico irá acompañado de alguna frase esperanzadora: acércame esa ramita...
Así que duro al trabajo, noche y madrugada. Manos a la obra.
...RRRRUNNKKTTOK...PUUNNKKTTOK...PUUNNKKTTOK...RRRRUUUUUGGGGGRRRUUUGG...!UGGGGggggggggg!PUUNNKKTTOK... ...RRRRUUUUUUGGGGGRRRUUUGG...
¡NO! "¿¡Cómo es posible!?" El demonio remueve el caldero. Adiós a la ramita. Adiós al beso entre fango.... PUUNNKKTTOK...PUUNNKKTTOK...PUUNNKKTTOK...RUUUUUUGGGGGRRRUUUGG...PUUNNKKTTOK...RRRRUUUUUUGGGGGRRRUUUGGG...PUUNNKKTTOK...PUUNNKKTTOK…RRRRUUUUUUGGGGGRRRUUUGGPUUNNKKTTOK...RRRRUUUUUUGGGGGRRRUUUGG
¡Otra vez!
Son las doce de la noche en el justo momento que Ángel golpea su guitarra contra el suelo, enajenado por la falta de sustancia alimenticia.
Marcan las doce y cinco minutos cuando se acerca hasta la casa baja, para negociar con los albañiles, alocado y con la sangre alterada.
Las doce y diez, cuando una bruja oscura sale a volar, y le dice a Ángel al oído que insulte a los albañiles, y la escucha enajenado por la fatiga intelectual y esgrime un mástil estriado.
Las doce y cuarto, cuando la bruja malvada se marcha riéndose, dejando a Ángel postrado ante los dos albañiles, que están harto enfadados y harto borrachos. Consideran a Ángel un parásito de la sociedad. No como ellos, siempre trabajando tan duro.
Le replican los insultos al artista, bajo amenaza agresora sanguinolenta.
Las doce y media de la madrugada. Ahora, Ángel le pega una patada a un tabique recién enyesado y lo tira, y les lanza unos improperios, con saliva blanca espesa en sus labios.
Los albañiles se vuelven locos de pensar que ese malospelos no entiende de trabajo, si no comprendería que se dejan la vida currando a todas horas para que el sueldo sea digno, y que a veces ni les pagan.
Y la mano derecha del demonio, que también está borracho, actúa con celeridad y hace que Ángel le golpee en el pecho al albañil más cercano y que éste se caiga encima de unos materiales de derribo y se clave en la espalda un hierro de calamina. Entonces, el otro compañero, sintiéndose sin más consuelo, sacude en la cabeza del músico con una pala, y le apalea de nuevo con todas sus fuerzas.
El cuervo negro se retira con vuelo directo, y con cara de bruja.
Ángel cae al suelo con una brecha en la sien de doce centímetros, y la masa cerebral le abandona en lo terreno, desparramándose contra el suelo.
El albañil agredido se levanta enrabiado y remata a Ángel mediante una patada en la frente. Y la creatividad abandona el cuerpo del artista para que las ratas se den un festín.... PUUNNKKTTOK... RRRRUUUUUUGGGGGRRRUUUGGG...PUUNNKKTTOK..PUUNNKKTTOK...RRRRUUUUUUGGGGGRRRUUUGG...PUUNNKKTTOK...RRRRUUUUUUGGGGGRRRUUUGGggggg...
Ángel se marcha al otro mundo con un horrible estrépito en su cabeza.
2
Durante un tiempo se hablará de un roquero con cierta leyenda negra que se cayó por la ventana, cuando fue a darle de comer a un gato, ¿o fue para fumarse un porro? ¡No!, se suicidó en un ataque de ansiedad.

Unos jovencitos que comienzan a tocar, vecinos cercanos del suceso, dicen que se enfrentó a tres violadores y que arrebató a una muchacha de catorce años de sus garras.
Pero aquella viejecita que siempre defendió a los albañiles dijo que lo pillaron robando para poder pincharse una dosis de droga.
Y los albañiles pensarían, en la medida que el alcohol les dejó, que estaba loco. Que se les vino encima y que creían que iban a morir.
En la grabadora de Ángel se hallaron las primeras palabras de su balada de encargo, salpicada con lágrimas de sangre.
Un antiguo compañero de bolos las quiso poner como epitafio en su tumba. Y el epitafio bien podría comenzar así:
Soy una paloma de petróleo...

lunes, 19 de abril de 2010

TU PRESENCIA

La tormenta se hace brisa
mi vacío se llena de aire
el camino se despeja
y el dolor en sonrisa.

La ansiedad se calma
mis pies son como plumas
la ropa es piel
y toda la forma alma.

Hoy te he soñado
qué inmensa alegría
por un gran momento
la noche me hizo alado.

¡Oh no!, de nuevo te vas mi deidad
ya vuelve otra vez la tempestad.
Y con mi cuerpo de ti manchado
siempre te desearé, en honor a la verdad.

lunes, 12 de abril de 2010

GRAN CONSEJO

No trates de ser el mejor: tu lucha no tendrá fin.
Trata de ser lo mejor que puedas: y sólo lucharás contra ti.

viernes, 2 de abril de 2010

EL PÚBLICO LEE Canal Sur 2, 7 marzo 2010: EL MUNDO ENTRE COSTURAS de María Dueñas

Hola, socia: María Dueñas y Manuelo en Granada 2012
Te relato mi aventura transcurrida entre mi residencia en Granada, y Sevilla, y de propina Córdoba, tal y como me pediste; en relación con la grabación del espacio cultural EL PÚBLICO LEE, al que asistí como lector invitado en la televisión pública, Canal Sur 2, de Andalucía en la capital hispalense.
Todo comenzó hará un año aproximadamente cuando solicité a través de un correo electrónico mi interés en participar en dicho programa. Y ahí quedó aparcada la cosa. Siempre ando buscando situaciones que me libren del tedio y me ocupen las tantas horas libres que acarreo al cabo del año. Aunque en este caso intuía que, aparte, resultaría interesantísimo. Ya lo comprobarás.
Recibí contestación por parte de las redactoras, unas muchachas sevillanas muy amables, de PROMICOIMAGEN, (la productora televisiva), unos veinte días antes de la grabación, la que iba a efectuarse el lunes 25 de febrero, para emitirse en diferido el día 7 de marzo, todo en 2010 como sabes. Sonó mi móvil sobre las doce de la mañana justo cuando realizaba mi trabajo de mantenimiento sobre la cabeza de una señal ferroviaria absoluta en la estación de Deifontes junto a mis compañeros de brigada en el servicio de I. E. S. Me recordaron las palabras con las que me presenté por escrito, con mis aficiones a escribir en mi blog: ME QUITAS LA VIDA y locutor de radio: EL ALTERNE, por estas fechas en Onda Maracena Radio, y que les había agradado y que les gustaba para que interviniera y acompañara a María dueñas, autora de la novela: El tiempo entre costuras. Una escritora bisoña en el ámbito literario, catedrática, y con ése, su primer libro, de un éxito enorme.
Nos pusimos de acuerdo la productora y yo mismo enseguida debido a un gran interés mutuo, que pasó porque me pagaran una noche de hotel en el centro de la capital andaluza. Poco me costó conseguirlo.
Una vez concertado el viaje, los gastos probables y las fechas y horarios oportunos sólo me restaba esperar el envío del libro por correo certificado personal y ponerme a leer con el mayor interés. Te diré que por esos días no leía novelas, me limitaba a lecturas tecnológicas de mi profesión y a todo tipo de revistas y periódicos que caían en mis manos, de modo que una narración de casi setecientas páginas me puso bastante nervioso. Al recibir el paquete por mensajería y ver la portada, solapa y contraportada de El tiempo entre costuras la emoción me embargó. Iba a ser partícipe de una colaboración literaria de alta categoría, algo sublime. Y ello motivó mi espíritu lector de tal manera que me puse manos a la labor con gran disciplina (la que me salté en varias ocasiones), tres horas diarias, confeccionando resúmenes de capítulos recién leídos y subrayando todos aquellos detalles interesantes para el máximo escudriñamiento del libro y poseer todas las claves, desde mi punto de vista claro, que me dieran la confianza necesaria para debatir o simplemente exponer cuestiones a la autora: doña María Dueñas, con la que contacté enseguida a través de Internet y por medio de su blog, creado en especial para su primera novela publicada, y mantuvimos tres o cuatro correos electrónicos correspondidos muy cordiales e informativos entre ella y yo, que me supuso una gran alegría, antes de la grabación allí en Sevilla.
Pocos días antes del desplazamiento me pillé el dedo pulgar derecho (el cabronazo dedo gordo de la mano derecha) con el quicio de la puerta y se me puso más negro que la boca de un lobo. Acabaría perdiendo la uña.
El domingo 24 de febrero, una vez que compré dos docenas de piononos (pasteles) viajé de Granada a Sevilla en tren. Llegué a las dos de la tarde y me presenté en el hotel de inmediato. Me recompuse el cuerpo, me tomé la medicación para el dolor de uña, horroroso por cierto, y salí muy emocionado directo al barrio de Santa Cruz y La Giralda. Mi idea era “apretarme” unas tapas de bares que aunque no son gratis como en Granada sí que tienen una categoría de cocina de élite. Así lo hice. El tiempo me acompañó, con un cielo claro y despejado. Tuve suerte pues las lluvias arreciaron toda esa zona durante semanas. Mi paseo por Sevilla es fácil de imaginar, piensa que al día siguiente tendría que grabar el programa en la televisión, y tenía eso metido en la cabeza todo el tiempo. No obstante, disfruté de la ciudad, y de sus habitantes y turistas con los que mantuve algún contacto y conversación, unas cuatro o cinco horas (hasta que el dolor del dedo me acució y necesitaba las pastillas que dejé en el hotel) y de unas seis o siete tapas. Me fui a descansar para poder tener buen aspecto al día siguiente. Ya tendría tiempo de ver monumentos. Esos días disfrutaba de mis vacaciones y podría cambiar de planes en cuanto quisiera.
Desperté a las nueve de la mañana y me preparé para ir en taxi al plató, situado en un pabellón de la anterior EXPO´92. Sospecho porqué fui al excusado con tanta facilidad, y, para colmo, no resistí la tentación de ingerir un par de cafés con leche. Me dijo el taxista: parece usted nervioso, amigo. Sí señor, lo estoy. Vamos para la tele.
Entré, al fin, en el edificio de Canal Sur y me identifiqué. Rápidamente comencé a conocer a personas que iban a realizar la grabación. A las redactoras tan simpáticas les regalé los pastelitos piononos que presentaron en un par de bandejas para todo el que quisiera probarlos, tuvieron un éxito enorme. Entré con buen pie, ya que no con buena mano. El dedo se me declaró en rebeldía, parecía como si tuviera otro corazoncito en su interior. Pimpum, pimpum...
Pronto llegaron mis compañeras lectoras invitadas: Maria Ángeles de Cádiz y Ümit de Sevilla. Vinieron acompañadas de su marido y un par de amigas respectivamente. Luego se personó el presentador, Jesús Vigorra, conocido por les telespectadores andaluces como: “el calvo de las gafas”, un tipo cordial y muy experimentado en los massmedia. Después apareció María Dueñas, y todos ellos lo primero que hicieron fue comerse un pionono. Olé.
Las descripciones de todos me las ahorro pues ya los verás por la pequeña pantalla cuando recibas el DVD que te he grabado de esa sesión.
Mientras preparaban el plató nos metieron a todos los visitantes, participantes en la grabación o no, en una pequeña habitación improvisada con paneles desmontables junto al director del programa y las redactoras para preparar la grabación. No nos aleccionaron demasiado y dejarían a nuestra improvisación el acontecer de las cuestiones planteadas. Me tocó a mí la entrada por decisión general. En fin, me motivaba incluso. Tanto María Ángeles como Ümit se alegraron de dicha decisión.
Todos a maquillaje. Nos prepararon la cara, y alguien, creo que el presentador, dijo que yo estaba muy lustroso de por mí, no sé si me sentó bien o mal. Pero vino bien toda la naturalidad con la que nos obsequiaron.
“Diez minutos para la grabación”. Fui al urinario rápidamente y al salir allí estaba la autora que había deslumbrado, a mí el primero, con su primer libro al sector editorial y a todo tipo de lectores. Ya la conocía a través de los E-mails mantenidos. Nos besamos en la mejilla con gran complicidad y le comenté que yo era el elegido para la primera pregunta y que se lo iba a revelar e hice el gesto para acercarme a su oído, con el consabido susto que se llevó el director que nos contemplaba; pues a los escritores los mantienen en la total ignorancia de preguntas para que el asunto salga muy improvisado. Por supuesto que yo lo sabía y sólo pretendí romper hielo con una bromita. Conseguido. Nos situaron a cada uno en su sitio, efectuaron veinte pruebas de sonido luces y tomas de cámara, casi todas conmigo pues me tocó en el centro de la mesa de los invitados.
El señor Vigorra comenzó la grabación con su intervención y una especie de cara a cara (entre amigos) con María Dueñas. Eso duró diez minutos. Después el presentador trajo a la autora hasta nuestra posición, la mesa del debate, que por cierto estrenábamos ese día, y propuso que quién hace la primera pregunta. Intervine sin lapsus de silencio y sin saludar ni presentarme para dar agilidad, tal y como me habían indicado y solicitado y entré en pantalla:
"Cuando recibí el envío con tu libro la primera sensación al ver la portada y demás fue que era una novela romántica en la que iba a conocer los amoríos de una modista, pero enseguida al leer la primera frase de la novela: “Una máquina de escribir reventó mi destino” y ojear todo el libro comprobé que era una narración de la Guerra Civil y de espías por encima de todo con un ritmo muy ágil y una lectura cómoda y amena. Y me alegré. ¿Cómo elegiste ese primer párrafo de tu libro, en qué momento fue, te costó mucho esfuerzo? (Yo sabía cuánto cuesta decidirse).
Con esta entrada quedó situado de qué iba ese libro. A partir de ahí la grabación transcurrió con gran dinamismo, entre dudas planteadas, anécdotas contadas, alguna pincelada de humor, donde la novela se dio a conocer con plenitud y todos muy satisfechos por la labor realizada. Mis compañeras cuestionaron la personalidad de la protagonista ante la autora. Ya se sabe que caerse bien entre varias mujeres sin ser amigas es complicado. Es difícil de narrar el proceso, y además es una tarea que se explica por sí sola al visionar el programa estampado de su emisión en directo. Detalle que tuvo conmigo el día 7 de marzo mi colega Eduardo proporcionándome el DVD, que difiere muy poco, casi nada, del grabado el 25 de febrero.
Este DVD habrá que colgarlo en la Red.
Fin de la grabación. Se había echado encima la hora de comer y las despedidas apremiaron. Nos dimos besos y felicitaciones entre todos y para todos, deseándonos suerte. Yo besé a María Dueñas con gran entusiasmo pues debido a su libro arranqué a leer otras novelas que tenía por casa olvidadas, y se lo comenté.
Conseguí un autógrafo de Jesús Vigorra y una dedicatoria de ella:
“Para Manolo, granadino, lector y entrañable, en recuerdo de una tertulia que no olvidaremos con todo mi cariño, María Dueñas”Salimos del edificio mis dos compañeras sus acompañantes y yo. Buscamos una cafetería y nos acomodamos en un par de mesas para comer y beber. Repasamos el programa ya con un poco más de desparpajo y desfachatez, todos hubiéramos actuado de otro modo en algún momento. Nos despedimos bastante raudos por motivos varios, el mío era coger un tren a Granada e ir al hospital que me corresponde para que me echaran un vistazo al dedo ya que las gasas se habían manchado y yo notaba un hinchazón de categoría. Nos conminamos los seis para tener contacto mediante correo electrónico. Supuso algo de euforia que podría apagarse. Me despedí primero de Ümit y sus amigas y minutos después de María Ángeles y su marido ya que me dejaron en la cercanía de la estación de tren de Santa Justa.
Adiós, adiós y felicidades por el magnífico recuerdo/evento.
Ahora viene lo bueno, amiga. Perdí el último tren a Granada por dar otro paseo por Sevilla, en las inmediaciones del Corte Inglés y el estadio Sánchez Pizjuán. El taquillero me vendió un billete para Córdoba y de allí podría continuar hasta Granada en un tren procedente de Madrid. También lo perdí por confiarme y lo observé partir a 50 metros de mí. No veas como le sienta a un ferroviario perder dos trenes, uno seguido de otro. Joder.
Ya no me quedó más remedio: pasar de todo y del dedo también, e irme a tomar unas cervezas bien frías de la marca Mahou, mi favorita, que hallé providencialmente. Me sentaron como un besito de buenas noches de alguna reciente conquista femenina.
Fui a descambiar el billete que acababa de perder, por fortuna no pusieron problemas en Atención al Cliente (podrían haberlos puesto) y me reembolsaron. Ahora tendría que decidir si volver a Granada en autobús o pasar la noche en Sevilla. En esa tesitura me situaba cuando anunciaron un tren cercanías Sevilla-Córdoba. Mire usted por dónde, me marcho a Córdoba, gratis, y paso la noche allí ya que la última vez que hice eso tenía 19 años, o sea hace casi treinta. A Córdoba, qué pollas.
Llegué a la ciudad de la Mezquita sobre las diez de la noche. No estuve fino al no contar con el clima, y en Córdoba llovía de forma continua y hacía frío. El dedo seguía supurando y cada vez con más dolor. Venga, otro cambio de planes. Buscaré un hospital por aquí para que me alivien, seguiré tomando cervezas según vaya requiriendo y luego a sondear un hotelito para descansar y mañana será otro día. Y de hijosdeputa está el mundo lleno.
Lo que hice desde esa hora hasta que llegué al hospital fue una rutina de pasear, esquivar la lluvia, charlar con alguna que otra persona en la barra de algún bar, y meditar sobre lo que haría al día siguiente. Estuve un buen rato en una pequeña discoteca sentado y viendo bailar a algunas chicas, hasta que se quedó vacía. Al cabo, agarré un taxi hacia algún hospital
En Urgencias me hicieron esperar un buen rato hasta que me llamaron a tratamiento. Me cambiaron el vendaje, me limpiaron todo el contorno de la uña y, lo mejor, me pincharon algún antinflamatorio y antidoloroso, y me remitieron a mi centro de Salud para el día siguiente, a través del médico de cabecera, y que allí me prepararan curas para cada dos días. Qué pedazo de alivio sentí. Fue tal que me quedé dormido tumbado en la sala de espera y nadie me molestó hasta casi las seis de la mañana. Desperté e inmediatamente tomé café. Decidí que con el dedo hecho polvo no era buena idea estar dando vueltas por ahí, de modo que debía volver a mi casa granadina cuanto antes. El próximo tren directo de Córdoba no saldría hasta pasadas varias horas. Sí existían trenes cercanías para Sevilla desde ese momento. Pues nada, cojo uno y desde allí ya sí que tengo varias alternativas de trenes para Granada. Me marché de Córdoba con la promesa de volver en otro momento con más tranquilidad y “diurnidad”.
En Sevilla, enseguida subí a un tren para mi casa y también pasé casi todo el trayecto dormido.
El martes 26 de febrero de 2010, llegué a mi residencia granadina con gran orgullo cada vez que recordaba EL PÚBLICO LEE y con gran amargura por mi estado físico. Dejé rápidamente el bolso viajero en mi casa y me personé en Urgencias del hospital Ruiz de Alda ya que el dedo estaba más hinchado cada vez, ahora hasta el muñón, y con gran dolor.
Algo más de una hora después me intervinieron la uña, arrancada con anestesia, que arrastró con ella buena parte de la piel. Me dijeron, tiene usted tres meses por delante hasta que salga una uña nueva. Pues vale. Salí del hospital sobre las dos de la tarde, la hora justa para hincharme por el centro de la ciudad de cerveza y tapas. Y que me quiten lo bailao. Seguiría estando de vacaciones durante dos semanas.
En los días venideros intercambié algún correo con mis compañeras de tertulia y con la autora. Ha sido una toda experiencia maravillosa.
El día de la emisión, cuando me visioné, no me creía que era yo.
Con respecto al libro, querida, no te lo puedo dejar para que lo leas, está completamente subrayado y con algún apunte de mi puño y letra. Supone un gran agobio leerlo. En cambio te envío el mío; ya descatalogado, pero lo imprimiré especialmente para ti: HUIDA EN ZÀHGALO de Manuel M. Huertas. ¿Comprendes ahora por qué me ha implicado tanto este viaje?
UN ABRAZO Y UN BESILLO DE PASO.

jueves, 18 de marzo de 2010

LA CRISIS LA ARREGLAMOS ENTRE TODOS punto o ere g punto.com

Por estos días estamos visionando un anuncio, de propaganda o publicidad, televisivo (a veces no distingo la opción), donde salen personajes de relumbre, la mayoría procedentes del artisteo y con rostro muy popular, que se lo ha proporcionado las cadenas de televisión y que por supuesto con ellos no va esto de la crisis real ya que el argumento para resolverla lo radican en el optimismo. No viene mal el optimismo en la vida, incluso sin crisis alguna. Porque el optimismo te mantiene ilusionado y por consiguiente activo, no como el pesimismo que te convierte en un conservador y miedoso redomado; así sea de utilizarlo para fastidiar al prójimo, que algunos tanto gusta.
En fin. Pero volvamos al anuncio televisivo (sobre la crisis) de los famosos. Nos la recuerda por si se nos había olvidado. La Crisis Financiera afecta a unos más que a otros, indudablemente, aunque acabe por salpicarnos de asco a todos, incluso a los que la estamos pasando en lo personal sin agobios, aunque en alguna ocasión percibamos la envidia que provocamos por tener el trabajo fijo, y la malaleche acarreada; claro que cuando a una persona le va mal se llena de odio y rencor, es comprensible. A estos personajes que salen anunciando que si todos nos ponemos positivos la crisis pasará, ¿a qué diantres se refieren?, que salgamos a la calle y nos echemos a reír todos juntitos y entonces los bancos, emocionados, llamen a los empresarios, que también conmocionados y llenos de alegría, decidan coger préstamos con riesgo para que a la ciudadanía no le falte el trabajo y que los políticos abandonen la demagogia y lo coordinen todo. Desde luego la intención es bonita. Yo una vez le dije a una amiga, para ligármela, que algún día le regalaría la Luna. Con intenciones solamente no se llega a ningún lado, aunque es un primer paso. Que presionen los del cine y hagan películas con miles de extras, y algún dinero pillaría el vulgo, que el banquero que no preste dinero algo arriesgado, que es su negocio por cierto, que se lo cierren y se vaya a otro país. Que los presentadores de la tele lleven a sus programas a los empresarios y banqueros y responsables todo el tiempo, para que los conozcamos bien. Que todo tiparraco/a que aproveche esta coyuntura económica para limpiar su empresa y/o ganar más dinero en el futuro a costa de mandar gente al paro, que pase por la cárcel una temporadita y medite el asunto. Que al tal Díaz Ferrán, el presidente de los empresarios, le aplicaran apología del terrorismo cuando propuso los contratos súper basura para menores de 30 años, porque eso es terrorismo social. Optimismo, siempre, pero que no nos tomen por ignorantes. Muchos quieren, con mayor o menor interés, sacar provecho de esta crisis. El gobierno que no le dio importancia y estaba avisado por que había elecciones ahora utiliza la crisis para hacerse el sacrificado y conservar todos los votos que pueda con subvenciones, la más criminal cuando prestó dinero a la banca española que precisamente nunca lo votará, aunque deje empeñado el país para una década. La oposición dando caña y promoviendo el miedo y el pesimismo para ganar los próximos comicios. La banca sujetándose al máximo ya que si sale de ésta sin castigo pasarán otros cien años antes de que el sistema sea cuestionado, entonces en connivencia con los empresarios chantajea al poder. Los empresarios, casi todos, quieren que se retoque el contrato laboral para sacar provecho en el futuro. La crisis así dura lo impensable. Ahora he sido realista y pesimista. El optimismo viene a ser: "que no mentemos la bicha”, o sea que lo que acabo de exponer no se haga a diario y que los que podamos gastar un poquito de los ahorros lo hagamos, aunque no salgamos en la tele. Juntarse con personas que les vaya bien es una opción adecuada, algo se pegara pues, y practicar gimnasia y comenzar alguna aventura cultural. Por lo demás os deseo mucha FIRMEZA y mucha SUERTE.

jueves, 4 de marzo de 2010

El machista, la feminista y el billar

Por aquellos días, principio de los años noventa, Manuelo solía ingerir un café irlandés (café solo, nata montada a mano, azúcar morena y güisqui quemado a raudales) en la Tetería de la Yaya, una especie de cafetería algo cutre cercana a su bareto, El AMARRAKO, en la calle Santus Espíritus del Foro, muy cerquilla del centro urbano de la capital, como cada noche sobre las once y siempre antes de currarse un buen puñado de horas nocturnas detrás de la barra, sirviendo bebidas, pinchando música y tomarse una copa detrás de otra para alternar con la clientela; aunque a veces para ello, o sea beber por beber, ya le bastaba a él solito.
Dentro del local de los vecinos solía estar situada una mesa camilla en una esquina, redonda y de al menos diez plazas que ocupaban por orden riguroso de llegada los amigotes de los dueños para relajarse, consumir y platicar sobre los detalles de la vida bien acompañados por unos cigarrillos de la risa que alegraban las conversaciones y las hacían más pasionales.
En ese momento, le tocó en sitio la silla de enfrente de una joven nueva en el corrillo que criticaba a los hombres sin parar. El aspecto de ella era de mujer treintañera, con pinta de hippy, algo gordita y muy guapa de cara aun sin maquillar. Tapaba sus ojos con unas gafas de vista con la moldura de colorines. Dijo nada más escuchar y dar el primer trago que ya estaba hasta los cojones de las feministas que trabajan más con la boca que con las manos. Ella replicó que él tenía pinta de machista y algo macarra (la vestimenta era la de un motorista roquero pues era su vehículo habitual) y que seguro que nunca ayudaría en casa a su mujer. No tengo mujer ni novia, guapa, ¿y tú?, espera no me lo digas, a que tampoco, no creo que haya alguien que te aguante. Prefiero estar sola que no con un tío que no me valore, y no sabéis dar amistad. Y qué entiendes tú por amistad: darte siempre la razón y que luego te cepilles a otro. Yo me acostaré con quién quiera, ¡mira éste! Pues claro, pero fóllate al que te dé esa amistad que tanto anhelas, nena. No, no se pueden mezclar las cosas. Ya, mira qué listilla, tú quieres tener un tío que te ponga el hombro para que le llores sobre otros tíos y después que te invite, pues llora tu solita. No tengo por qué llorar. Me alegro.
Estalló el silencio. Ambos fueron creadores de partidarios. Se levantó para pedir otro café irlandés y la amiga, la camarera, le espetó que no conocían a la muchacha casi de nada y que se había sentado allí porque estaba libre el sitio y, al parecer, conocía a otra compañera que estaba por venir. Le pidió otra cerveza para ella con la intención de invitarla. La aceptó bajo presión suya con la frase: “haya paz”. Al poco tiempo, insistió en que si en una pareja amiga surge el deseo sexual la amistad está condenada al fracaso; es decir, que ya tanto si se culmina el coito como si no la amistad irá apagándose, o uno de los dos sufrirá mucho; otro asunto, es que el deseo sexual no sea tan importante como para matar dicha amistad. Ella replicó que viéndolo así podría él tener algo de razón. Le propuso a la feminista (así comenzó a catalogarla y ella a Manuelo como el machista) que se marchara con él a su bareto que allí le pondría música y que cuando llegara su amiga fuera a buscarla allí, que se lo transmitirían los conocidos y que de ese modo seguirían con la discusión, que cada vez tenía más cachondeo y risas. ¿Sabes el sumum de un machista?: coger a una chica lesbiana y que al hacerle el amor se convierta en heterosexual. Pues la que se acueste contigo igual se convierte en lesbiana. Oye, ¿eres adivina?, una vez una me dejó por otra mujer, la muy puta. Más que puta parece inteligente. Tú tienes pinta de ser lista, chica, eso me lo parece, ¿te vienes a mi bar? y te pongo la música que quieras y bebes gratis si me das la razón de vez en cuando, eres muy simpática. Bueno, vale…
No se le ocurre otra cosa a la feminista que tirar de chupitos de Jack´s Daniels a la marcha de él y de algún cliente, con mezcla de algún porrito. Alguien propuso, a última hora, unas rayitas de farlopa y también cayeron.
Le dijo que la acercaría a casa si lo ayudaba a recoger el bar, y accedió. Pero entre fregonazo y escobazo la invitó a bailar, la famosa lambada, y después algo más sensual del tipo soul, y se besaron apasionadamente.
Acabaron fornicando encima de la mesa del billar, a medio desnudar los dos.
La amiga no apareció, y a última hora la feminista se quiso marchar en taxi.
Nunca más volvió a verla aunque le formulara la promesa de repetir la invitación y renovar el evento e intentar ser amigos.
El machista, la feminista y el billar… tralarí, tralará...

jueves, 11 de febrero de 2010

EN EL CAMPUS

Con la vista alzada
Hacia el camino abierto
Alrededor flores henchidas
De azul sobre gris
Y azul siempre azul
Allí donde vive el Arco Iris
El tiempo tocado de freno
Con mano firme para la ilusión
Alrededor flores henchidas
De luz sobre claro
Y luz siempre luz
Con el futuro visible
Allí donde habita la juventud
Cantos de alegría
Contagian la libertad
Alrededor flores henchidas
De crisol de razas
Y el hombre en busca del ser
Allí donde el miedo se vuela
Ayer lo vi
El Edén de la Esperanza
Las flores por doquier
Henchidas en el Campus
Oliendo a risas.
Allí en donde los libros todavía mandan.

viernes, 5 de febrero de 2010

LOS CHANTAJES EMOCIONALES

Los utilizan algunas personas para conseguir sus fines, ganar discusiones, manipular a otras, y tenerte secuestrado emocionalmente.
Puede ser tu pareja, tus padres, tus hermanos, amigos, etc.
Nos ceñiremos primordialmente a la relación de pareja.
En la pareja, que es la sociedad más pequeña que existe, surgen luchas de poder, amén de invertir nuestro capital afectivo e intentar construir algo en común para beneficio de ambas personas. Si uno de los dos intenta imponer sus reglas y objetivos personales, entonces surge el arma, muy utilizada, de la manipulación emocional. El silencio, las amenazas directas o veladas, los celos, o incluso una actitud victimista, so algunas de las estrategias más comunes.
En el caso de que la relación sea fraternal la estrategia que impera es el victimismo y el intento de implantar remordimientos de conciencia.
El chantaje emocional suele estar tan infiltrado en nuestras relaciones, que no resulta fácil reconocer cuándo somos víctimas de él o cuándo lo ejercemos. Si la manipulación es constante e insidiosa puede corroer las bases de la relación.
¿POR QUÉ MANIPULAMOS?
“Para hacer la paz se necesitan dos; pero para hacer la guerra basta con uno solo” (Samuel Butler)
Se acostumbra a asociar la manipulación con personas egoístas, retorcidas, malvadas, maquiavélicas, y en algunos casos incluso de raciocinio débil y cultura más que básica. Es tranquilizador atenerse a esto, pero en cualquier momento dado todos podemos utilizar algún tipo de chantaje emocional, que no hay que confundir con la amenaza.
La manipulación está presente cuando se intenta controlar a otra persona mediante lo que dice o hace, cuando se exige sin dar opción a elegir, o cuando se menosprecia la autoestima ajena de manera más o menos capciosa. Es utilizar a otra persona para un beneficio propio. Se suele utilizar el desdén, la humillación o la crítica. Si se lleva al extremo estamos hablando de maltrato psicológico, muy dañino, que poco puede tardar en convertirse en maltrato físico.
Nadie reconoce nunca que utiliza el chantaje emocional y sí que lo han maltratado psicológicamente. La hipocresía juega un papel estelar.
JUEGOS DE DOMINACIÓN
“La pasión de dominar es la más terrible de todas las enfermedades del espíritu humano” (Voltaire)
Para que resulte efectivo, el chantaje emocional debe producir una mezcla de temor, obligación y culpa, a fin de que la pareja acabe sucumbiendo a las propias expectativas.
ALGUNAS ESTRATEGIAS:
EL CASTIGO. Se amenaza con que vienen malas consecuencias, si el otro no realiza lo que uno desea, de manera más o menos implícita.
EL AUTOCASTIGO. La amenaza es hacerse daño uno mismo si el otro no nos obedece, llevado al extremo del suicidio.
EL SILENCIO. Su pone una manera de mostrar el enfado. El otro, a menudo, siente que sólo cediendo mejorará el clima de la relación.
EL VICTIMISMO. Es hacerle ver lo mucho que sufrirás si no te sales con la tuya, si no te obedece.
LA CULPA. Se utilizan los reproches para que al otro le surjan sentimientos de arrepentimiento o remordimientos de conciencia.
LAS PROMESAS. Se ofrecen promesas maravillosas que, por ser poco realistas, rara vez se acaban cumpliendo.
DAR PARA RECIBIR. Se ofrecen ayudas o favores como un modo de atar a la otra persona y favorecer su sumisión.
UN FENÓMENO RELACIONAL
“La persona que domina, explota y lastima es tan dependiente como la persona sumisa. Ninguna de las dos puede vivir sin la otra” (Erich Fromm)
A menudo el chantaje va en las dos direcciones y entonces se recrudece con escaladas de agresiones cada vez más intensas y despiadadas.
Un observador neutral puede distinguir el proceso pero si sólo escuchamos a una parte se incurre fácilmente en una visión parcial.
Si el chantaje es unilateral le riesgo es que aumente paulatinamente la diferencia y el desequilibrio en la relación a favor del chantajista.
DETECTAR LA MANIPULACIÓN
“Cuando se teme a alguien es porque a ese alguien le hemos concedido poder sobre nosotros” (Herman Hesse)
En relaciones laborales no parar a tiempo al “compañero” que trata de acceder a un estado de superioridad sobre nosotros hará que aceptemos su dominio cada vez con más sumisión en el tiempo.
Es conveniente estar atento a las propias sensaciones y sentimientos ante los mensajes que se reciben del otro, escudriñarlos, consultarlos con alguien neutral. Es importante diferenciar entre una petición y una exigencia. Pedir implica otorgar la libertad al otro para elegir entre satisfacer o no la solicitud, teniendo en cuenta su opinión. En cambio, al exigir no se proporciona tal alternativa y se ignoran los sentimientos y las necesidades de la otra persona. Diferenciar estas opciones aprende a distinguir cuándo se es objeto de manipulación o cuándo uno mismo la utiliza como vía indirecta para conseguir lo que desea.
Los manipuladores suelen buscarse acólitos: amigo/a, hijos, familiares allegados, jefes ante los cuales se dejan manipular, madres, etc.
SALIR DEL JUEGO
“La persona más poderosa es aquella que es dueña de sí misma” (Séneca)
Los juegos de dominación más intrincados implican un mensaje doble o ambivalente. Es decir, lo que se expresa no concuerda con el tono que se utiliza, o detrás de una petición legítima se esconden fines subterráneos que responden a intereses personales. Por ejemplo: “No hace falta que vengas ya me las arreglo yo solo y así tú te podrás dedicar a otra cosa que te conviene”, con esto te está apartando.
Un buen modo de desmontar las trampas manipuladoras es hacer explícito el juego. Con respecto al ejemplo anterior sería algo así: “Sospecho que si no voy tendrás un motivo para echarme en cara”
En las relaciones personales es crucial una comunicación clara y honesta que permita aclarar las situaciones ambiguas.
El juego de manipulación deja de tener poder sobre uno mismo cuando se reconoce como tal. Y aludir a los propios sentimientos o sensaciones resulta mucho más eficaz que emplear un tono acusador, que suele generar más barreras y reacciones defensivas en vez de comprensión.
PRESERVAR LA RELACIÓN
“El amor no es sólo un sentimiento. Es también un arte” (Balzac)
Platón definía la política como el arte de vivir en sociedad. La pareja es una comunidad de dos personas en la que puede darse tanto una lucha encarnizada por el poder como una pugna soterrada de control y subyugación. Pero también es posible construir una relación con una política democrática y solidaria, basada en el respeto y la comprensión mutuos. Ambos miembros de la pareja pueden decidir deponer sus armas manipuladoras y ayudarse mutuamente a reconocer con lucidez y humor cuándo ponen en marcha este tipo de artimañas. Para ello es imprescindible aparcar el orgullo a un lado.
En todo caso, cada persona decide si hacer de la pareja un campo de batalla o un lugar de encuentro y de cooperación que aporte riqueza a ambos. Sobre todo, si ambos saben que se quieren el uno al otro.
PARA SUPERAR LAS CRISIS. PELÍCULAS:
¿Quién teme a Virginia Wolf?, de Mike Nichols.
Un matrimonio enzarzado en una lucha de poder, donde cada uno conoce perfectamente los puntos débiles del otro.
“Maridos y mujeres”, de Woody Allen.
Una pareja entra en crisis al conocer que sus mejores amigos se separan.
“Te doy mis ojos”, de Icíar Bollaín.
Un ejemplo de manipulación llevada al extremo del maltrato físico y psicológico donde se puede llegar a vislumbrar la muerte de la mujer.

martes, 26 de enero de 2010

EL "RUBIO" VA AL CINE

El Rubio se dirige al cine con su hija Blanca, a la que ya le queda muy poco tiempo para explorar la adolescencia, para ver ambos una película de moda: AVATAR, de James Cameron, en los cines Kinépolis de Granada. Como es costumbre del tipo; va con la hora pegada al culo y con más miedo que un chiquillo perdido por si le suena su móvil, con requerimiento inmediato para ir a trabajar en el servicio de emergencias que le complementa la nómina mensual. El padre y la niña consiguen las entradas para la tan ansiada película y acceden al vestíbulo. La hija le reclama palomitas y algún refresco justo cuando inicia la pantalla el bombardeo de anuncios predecesores de la emisión del film. Consiguen entrar en la sala de proyección. La chiquilla está más que concentrada en ingerir palomitas, chuches y coca-cola.
Pasa un buen ratillo y la película no empieza aún. El Rubio cree que está visionando los tráileres de las películas por estrenar. “Pues no veas si duran últimamente, llevamos un cuarto de hora de trailer de la misma película”, masculla en voz alta y en dirección a su hija.
Ella reacciona, al fin, y escudriña el ambiente.
- ¡Papá!, pero si esta no es nuestra sala. ¡, ya nos hemos perdido el principio!
Salen corriendo para buscar la sala que les corresponde y para perderse uno de los principios más explicativos que puede ofrecer un guión cinematográfico y que puede hacer la película algo menos aburrida.
Es una rubiada más que él recuerda y suma a la que le sucedió semanas antes cuando se quedó encerrado en la parte trasera de una furgoneta de mudanzas con el seguro echado y sin teléfono, con un calor insoportable, hasta que su mujer se dio cuenta y bajó a rescatarlo.
Por cierto, AVATAR no es para tanto me comentó, y coincide conmigo.