miércoles, 18 de agosto de 2010

REVOLOTEAS ANTE MÍ...

Revoloteas ante mí
sin miramientos
cercanos y discutibles.
Alternas entre mis entrañas
sin pase alguno permisivo
de altercado y de pasión.
Ejerces tu voluntad alocada e irremisible
ante este frontón de inquietud
y en plurales.
Revoloteas temerariamente,
¿no sientes temor ante la incertidumbre
cuán alma peregrina y deseosa?
Acaso no te deja pensar la pasión
o tu interno la acarrea, la soslaya y la encumbre.
¿Por qué, en breves segundos se decide una vida?
Y penetras en las cuevas de mi ser sin permiso.
¡Ah! Si sólo fuere tu amor.